El medio de comunicación especializado en las noticias de España

INDEPENDENCIA : LA ETERNA QUIMERA

Las elecciones del 14-F supondrán la renuncia definitiva al constitucionalismo con el pacto de un dichoso tripartito entre ERC, PSC y presumiblemente En Común Podem. Es indiscutible que actualmente uno de los protagonistas de la política catalana es Salvador Illa, al que su partido lleva preparando para esto mucho tiempo, y es que el nombramiento de Illa como ministro de sanidad a comienzos del 2020 fue el pistoletazo de salida de la campaña electoral de las elecciones catalanas. Un intento por parte de los gerifaltes socialistas de renovación y lavado de cara del particular lobby que es el PSC en la política nacional y catalana. No obstante, el azar deseó que la pandemia se interpusiera en los planes iniciales socialistas. Si bien ciertos medios de comunicación, periodistas y palmeros afines tratan de vender la imagen de un Illa gestor (Mejor no recordar cifras de contagiados y fallecidos). Nada más lejos de la realidad, es un hombre de partido cuyo carisma se reduce a los numerosos intentos de acoso y derribo a Madrid y sus instituciones autonómicas.  A estas alturas, no es ningún secreto que el camuflaje de partido constitucionalista del PSC tiene la misma credibilidad que cuando el 29 de diciembre el propio Illa afirmó que no sería el candidato del PSC para reconocer 24 horas después que sí sería el aspirante a la Generalitat

 

ERC será otro de los soportes del próximo gobierno de la Generalitat, un partido teledirigido por condenados como Oriol Junqueras, además de estar siendo apoyado activamente durante esta campaña por Arnaldo Otegi. Debido al continuo blanqueamiento del secuestrador Otegi, conviene recordar que es antiguo miembro de la banda terrorista que hizo explotar en 1987 el Hipercor de la misma ciudad en la que ahora hace campaña. El haber quebrantado gravemente la constitución, no arrepentirse de ello y ser apoyado por los del impuesto revolucionario y el tiro en la nuca, deberían ser suficientes razones para cualquier demócrata para rechazar frontalmente cualquier atisbo de proyecto político relacionado con ERC.

 

Podríamos seguir hablando de las distintas formaciones que concurrirán a estos comicios, pero ciertamente me aventuro a afirmar que el pescado ya está vendido. El pacto entre PSOE y  ERC para los Presupuestos Generales del Estado fue el entrante de la obscena bacanal que les espera a los catalanes los próximos años. Nunca está de más recordar que fue gracias al tripartito de Montilla (PSC) cuando se comenzó a gestar el procés, y que se acentuó en los peores años de la crisis como una perfecta cortina de humo. Las concesiones durante años por parte del gobierno central en educación y las partidas destinadas a publicidad institucional a través de entes como TV3, ha fomentado un revisionismo que  ha consolidado la creencia del mito de la soberanía catalana. Como todo mito, las reclamaciones de independencia en Cataluña carecen de una base histórica real.

 

Tras una década de desayunar, almorzar y cenar procés a placer de las élites políticas y aristocráticas catalanas, este plato comienza a ser de mal gusto. Que en el año 2021 el procés – tras sus fracasos políticos y judiciales- siga estando constantemente en la boca del bloque independentista sólo demuestra la desconexión de unos pseudo-gobernantes con su pueblo, y más en medio del contexto de pandemia y crisis económica en el que nos encontramos. El fanatismo y el odio incapacitan a cualquier gestor, y la crisis de la COVID-19 ha puesto de manifiesto las carencias estructurales de las administraciones catalanas- a diferencia de Madrid- con el colapso de su sistema sanitario y el hundimiento de su tejido productivo, asfixiando a la hostelería y al sector turístico. Seguiremos esperando hasta la próxima ocasión en la que Cataluña pueda tener los gestores que merecen el conjunto de los catalanes.

Antonio Pardo

Traduction : Nolwenn Klopp-Tosser

Partager cet article

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email