El medio de comunicación especializado en las noticias de España

¿ ESPAÑA : LA GRAN GANADORA DE LA RECUPERACIÓN EUROPEA?

Era inédito, inesperado. Durante varios meses, se criticó vivamente la Unión Europea por su gestión desordenada de la pandemia de Covid-19. El 21 de julio de 2020 sin embargo, Bruselas vuelve con fuerza con un acuerdo ambicioso que valida un plan de recuperación de 750 mil millones de euros. Le meta es absorber el choque provocado por una economía europea parada desde el mes de marzo.

NextGeneration EU (éste es su nombre) es un plan de recuperación revolucionaria que se basa en un endeudamiento común de los Estados miembros. Mecanismo que no se podía concebir antes de la crisis, debido a que las disensiones entre los Estados “ frugales” como Austria, Países Bajos, Dinamarca y Suecia y los Estados del sur (como España, Italia o Francia) eran fuertes en torno a las cuestiones presupuestarias.

A partir de este endeudamiento común, el plan de recuperación financiará los programas nacionales bajo la forma de subvenciones o de préstamos basándose en tres variables : el PIB, la población y la tasa de paro de 2015 y 2019.[1]

Entre los Estados miembros que más sufrieron de la pandemia tanto a nivel sanitario como económico, España e Italia encabezan la lista. Por ese motivo, serán los dos países quienes benefician de la más grande parte de subvenciones del fondo REACT-EU y la Facilidad para la recuperación y la resiliencia.[2]

De hecho, las negociaciones terminadas, España tenia que beneficiar de 140 mil millones de euros proviniendo de NextGenerationEU (73 mil millones de los 140 bajo la forma de subvenciones y el resto bajo la forma de préstamos). Una noticia acogida con entusiasmo por el Primer Ministro socialista Pedro Sánchez, que se comprometió algunos días después en alinearse con los objetivos de la UE, proporcionando 15 mil millones de euros al despliegue de la 5G, a la cobertura de las zonas rurales, a la educación numérica, a la digitalización de las administraciones y de las pymes, y al desarrollo de la inteligencia artificial de las empresas.[3]

Pero en enero, ¡nuevo giro! Bruselas ha revisado al alza las ayudas proporcionadas, tomando en cuenta el factor crisis que castiga duramente los Estados miembros del Sur. A este respecto, la Comisión europea examinó de nuevo sus cálculos a partir de las ultimas cifras publicadas sobre el paro y el crecimiento económico en 2019. Al constatar que las previsiones para España se anuncian más oscuras que previsto, la UE decidió aumentar de un 15% la ayuda directa de los fondos europeos destinada a España. El país recibirá entonces 69 528 millones de euros en vez de los 59 168 euros previstos en julio. Por otra parte, para que los Estados miembros se recuperen/vuelvan a la normalidad cuanto antes, la Comisión prometió hacer anticipos de un 13% en vez de un 10% previstos, lo que les permite asegurarse de percibir las ayudas a partir de 2021.

Tan clemente y generosa como sea, la UE necesita sin embargo garantías y no desembolsará un céntimo si los Estados no respetan un cierto numero de condiciones en la puesta en marcha de sus programas de recuperación nacionales. El respecto de las recomendaciones de cada Estado miembro forma parte de esas condiciones. A parte del mecanismo de condicionalidad exigido por los Estados frugales, que consiste en una suspensión de las ayudas si los beneficiarios no respetan el Estado de derecho, los Estados miembros tendrán que ajustar sus planes de recuperación para que ellos respeten diferentes criterios. España, por ejemplo, tendrá que reformar su sistema de pensiones y poner en marcha una política de lucha contra los déficits, previendo un amplio abanico de reformas del mercado de trabajo y del sistema de pensiones.

Partiendo del principio de que sin reformas, “la machine à billets ne tournera pas”, el dinero no estará distribuido?  la Moncloa hoy está en dos frentes: Nadia Calviño (vice-presidenta del gobierno español encargada de las cuestiones económicas) debe presentar un programa de recuperación que satisfaga tanto la administración española de las pymes (Cepyme), las Comisiones Obreras (CCOO), la Unión General de los Trabajadores (UGT), y la Confederación española de organizaciones patronales (CEOE). Encontrar un consenso entre estos actores no es una tarea sencilla, y por cierto la UGT y las CCOO se movilizaron para exigir del Gobierno el aumento del salario mínimo interprofesional a 1000 euros en vez de 950, y que eviten cortes presupuestarios demasiado importantes sobre las pensiones.  Se han previsto también unas agrupaciones/manifestaciones el 11 de febrero contra las reformas gubernamentales, que según el secretario general de la UGT Madrid López Reillo dan “todos los derechos” a los patrones.[4]

Componer con los actores económicos y sociales y la Comisión Europea proponiendo un plan de recuperación eficaz es una tarea hercúlea pero necesaria si España quiere afrontar esta crisis social, económica y sanitaria. El gobierno español tiene entre el 1 de enero y el 30 de abril para transmitir a la Comisión su programa definitivo. Si Sánchez supera esta prueba de fuego, el país podrá beneficiar del 70% del presupuesto NexGenerationEU en 2021 y 2022, antes de recuperar los 30% restantes en 2023.[5]

Un caso a seguir de muy cerca entonces…

Sarah Clugnac

Traduction : Nolwenn Klopp-Tosser

 

[1]  https://www.touteleurope.eu/actualite/plan-de-relance-europeen-quelles-sont-les-prochaines-etapes.html

[2] Plan de relance pour l’Europe | Commission européenne (europa.eu)

[3] https://www.ouest-france.fr/europe/espagne/plan-de-relance-europeen-l-espagne-utilisera-15-milliards-d-euros-pour-la-transition-numerique-6916272

[4] CCOO y UGT reclaman al Gobierno subir el SMI y derogar la reforma laboral (lavanguardia.com)

[5] https://www.touteleurope.eu/actualite/plan-de-relance-europeen-quelles-sont-les-prochaines-etapes.html

Partager cet article

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email