El medio de comunicación especializado en las noticias de España

EL ÚLTIMO LAVADO DE CARA DEL GOBIERNO

Hay quien diría que este sorpresivo movimiento por parte de Pedro Sánchez es un tanto precipitado e inusual. Aunque, debemos tener en cuenta que, dadas las actuales circunstancias en las que nos encontramos y el temperamento innato del político, no resulta del todo descabellado presuponer que esta remodelación del ejecutivo es un movimiento minuciosamente premeditado.

En el momento que estaba escribiendo estas líneas, seguía recibiendo un alud de notificaciones de distintos periódicos con los mismos titulares. Los nombres, de los ahora ex- miembros del ejecutivo, seguían apareciendo en cascada. Nombres tan reconocibles como Carmen Calvo, Iván Redondo, José Luis Ábalos, Juan Carlos Campo, Arancha Génzalez Laya, Isabel Celaá etc.

Los motivos que desde Moncloa justifican estos cambios son la “renovación generacional”, y la “paridad de género”. Ahora, es posible (y mas que probable) que existan otras razones que podamos conjeturar. Leamos entre lineas.

Carmen Calvo, sustituida ahora por la Nadia Calviño, ha protagonizado fuertes enfrentamientos en los últimos meses, especialmente por sus desacuerdos con las leyes promulgadas por la ministra de Igualdad Irene Montero.

Ivan Redondo, el conocido hasta ahora como la mano derecho del presiente, dejará de ser director del Gabinete del presidente del Gobierno. Su caricatural trabajo, se ha visto envuelto, desde el principio, por la crítica de la opinión pública.

José Luis Ábalos, el hasta ahora ministro de Transportes, abandona el Ejecutivo dejando atrás una de las controversias que seguramente haya sido uno de los motivos de mayor relevancia en este crisis de Gobierno, el bautizado como “Delcygate” y las conexiones entre Caracas y Moncloa.

Juan Carlos Campo abandona el Ministerio de Justicia. Sin margen para la conjetura, esta claro que los indultos concedidos a los líderes independentistas condenados por sedición y malversación por el Tribunal Supremo a finales de junio iba a marcar un antes y un después en el Gobierno de Pedro Sanchez.

Arancha González Laya, deja la cartera de Exteriores en medio de una crisis diplomática con Marruecos, tras su decisión de atender al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Isabel Celaá, abandona desgastada el Gabinete después de aprobar su cuestionada Lomloe, o Ley Celaá.

Curiosamente, se trata de un número de desaparecidos considerable por parte del ala socialista del gobierno, sin perjuicio del ascenso de Nadia Calviño (ex-ministra de economía) a vicepresidenta primera del Gobierno, dejando los sillones morados intactos.

¿Cuál es el propósito de esta criba en la cúpula del Gobierno? ¿Y a qué se deben estos ajustes, como por ejemplo, el ascenso de la ministra de economía?

Seguramente, las desavenencias y diferencias entre miembros del próximo Gabinete PSOE- PODEMOS serán menores y, además, se purga del Gobierno aquellas carteras ministeriales que se hayan visto envueltas en algún tipo de polémica, aireando así con nuevas caras dichos Ministerios. Por otro lado, el hecho de colocar a Nadia Calviño en la primera vicepresidencia del Gobierno, podría tener como objetivo el mostrar un mayor compromiso y seriedad para con Bruselas, y el resto socios europeos, en acometer las reformas acordadas en el plan de recuperación aprobado por la Comisión, hará algunas semanas.

A grosso modo, estos pueden ser algunos de los motivos por los que este gobierno de coalición haya podido optar por someterse, a estas alturas, por este lifting facial. Que no nos sorprenda, si alguno de los países de nuestro entorno empieza a actuar de igual manera.

No obstante, las señales de la precampaña pueden avistarse en el horizonte. Todo ha de estar preparado para comenzar. Sólo se espera que no ocurra nada inesperado. El equipo, ha de ser perfecto.

 

Javier Torrecillas

Partager cet article

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email